Nada que te haga sentir como víctima o te victimize te ayuda a crecer como Ser Humano…

Unos de mis temas favoritos a tratar son el sufrimiento, el sacrificio, la lucha, el enfrentarse a la vida, el fracaso, de pagar el precio y temas que ayudan a que los seres humanos nos sintamos victimas y que en lugar de ayudarnos a crecer, como nos lo promueven o creemos, nos alejan del verdadero propósito de nuestras vidas, vivir en paz y ser felices.

Nada que nos haga sentir como víctimas o nos victimize nos ayuda a crecer como Seres Humanos, incluyendo los fracasos, el sacrificio y el sufrimiento. No es lo que nos pasa o lo que pasa a nuestro alrededor, lo verdaderamente importante es lo que hacemos nosotros con eso que nos pasa. Lo verdaderamente importante es como nos sentimos con eso, nuestra actitud ante lo que nos pasa.

Por eso para mi los fracasos no existen, porque el simple hecho de aceptar que he fracasado me pone en el papel de victima y mi estado de ánimo por los suelos. Cuando las cosas no salen como yo espero, lo que yo veo (mi enfoque) es un gran aprendizaje y un paso más que me acerca a lo que yo quiero.

Jamás he comprado la creencia o el concepto de que el éxito cuesta o que hay que pagar un precio alto por las cosas que se quieren en la vida, por lo tanto, nunca he tenido que sufrir ni sacrificarme para tener algo que quiero. Para esto yo he aplicado la regla (habito) de dar mi 100% en todo lo que hago, yo no hago cosas mediocres, por lo menos desde mi punto de vista. Podrá ser mediocre para los demás lo que yo hago o mi comportamiento pero no para mi. Al final de cuentas lo que importa es lo que yo creo y siento, no lo que los demás piensan.

Estamos tan condicionados y programados para alabar el sufrimiento que cuando los demás no nos reconocen el sacrificio (esfuerzo) que hemos hecho para tener la vida que tenemos nos ofendemos y queremos reprocharlo y gritarlo a los cuatro vientos. Y esto da como resultado la facilidad para sentirnos victimas y seguir promoviendo conceptos como que la vida cuesta, que hay que pagar un precio alto por ser feliz o por tener lo que queremos, cuando en realidad todo es cuestión de auto-educación, responsabilidad, compromiso, esfuerzo y actitud.

Aunque el sufrimiento sea considerado por muchos un gran maestro, no es necesario para aprender a sentirte pleno y crear la vida que deseas. El sufrimiento se da cuando te victimizas a ti mismo o te sientes victima de tus circunstancias o de los demás por lo tanto aquí no puede haber aprendizaje, al menos que cambies de actitud y enfoque; y si logras cambiar tu actitud, jamás lo vas a ver como sufrimiento o sacrificio.

Cuando tus circunstancias no te favorecen o no son las que deseas lo único que puedes hacer es cambiar tu enfoque y tu actitud. Y para que eso suceda hay que actuar en lugar de reaccionar. Actuar es ver el lado que nos sirve de las cosas (aprendizaje) y usarlo a nuestro favor; en cambio reaccionar es simplemente responder a lo que nos sucede, y esta respuesta es irracional y casi siempre negativa o que no nos sirve.

Victimizarnos es una de estas reacciones. Las víctimas toman lo que no les sirve de sus circunstancias; suelen culpar a sus circunstancias y a los demás de lo que les pasa, por lo tanto no se hacen responsables de ellos mismos, y al no hacerse responsables ceden su poder a los demás y a su medio ambiente. Y lo peor, al no tomar responsabilidad no hay manera de cambiar ni mejorar su vida.

Una víctima jamás se podrá defender de su «agresor» (personas o circunstancias). Una victima siempre es presa fácil de sus agresores. Una víctima suele estar a disposición de su Medio Ambiente y de los demás. Una víctima sigue comprando los conceptos e ideas que le ayuden a mantenerse como víctima. Una víctima cree que las personas que le regalan las cosas y hacen las cosas por ella le ayudan, sin darse cuenta que lo que en realidad hacen es dejarlo en su mediocridad y en su mundo de victima.

La única manera de romper con el papel de víctima es despertando para poder cambiar de enfoque y de actitud. No es lo que te sucede es la actitud con lo que lo recibes y lo que haces tu con lo que te sucede. Tu NO naciste víctima, lo aprendiste, por lo tanto lo puedes desaprender en el momento en que tu lo decidas y te des permiso.

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

Patricia Anaya es la creadora del programa, membresía y la comunidad de YoSoyAbundancia.me y autora del Libro para niños «Los Tres Poderes, ¡La Magia de Amarse a uno Mismo! (www.LosTresPoderes.com) y «The Three Powers, Magic to Love Yourself! (www.TheThreePowers.com).

Únete a nuestra comunidad en facebook http://www.facebook.com/yosoyabundancia.me

¿Ya recibiste tu regalo? Recibe GRATIS «10 Secretos para Manifestar tu Felicidad y Abundancia Diariamente», Visita hoy mismo http://www.YoSoyAbundancia.me