La comunicación efectiva se da desde un mismo nivel. Jamás habrá comunicación cuando se ejerce un nivel de Autoridad o subordinación.

Una de mis primeras conferencias hace muchos años fue sobre la comunicación y como crear relaciones saludables, y aunque hay mucha información acerca de cómo comunicarnos efectivamente, casi nadie trata el tema respecto al papel que juegan nuestras Autoridades a la hora de comunicarnos.

Si no lo has notado o no te quieres dar cuenta vivimos en una sociedad de Autoridades. Yo llamo Autoridad a toda fuente (persona, organización o entidad) de información donde depositamos nuestra confianza sin siquiera poner en duda lo que se dice. El poner nuestra confianza es un decir porque definitivamente la mayoría de nuestras Autoridades han sido impuestas por cultura, creencias y estilos de vida en los primeros años de nuestra vida y crecemos con ellas.

Desde mi punto de vista para que la comunicación cumpla el propósito de comunicar realmente, el emisor (quien emite el mensaje) y el receptor (quien recibe el mensaje) deben de llegar a un acuerdo común o compartido por lo tanto la comunicación se debe dar en un mismo nivel y con un mismo lenguaje o código donde las dos partes entiendan perfectamente lo que se quiere comunicar, el mensaje.

La comunicación efectiva se da desde un mismo nivel. Jamás habrá comunicación como tal cuando se ejerce un nivel de Autoridad o subordinación. Cuando se ejerce un nivel de Autoridad no se toma en cuenta al receptor, el único que decide es el que emite el mensaje, por lo tanto el receptor se debe de someter a obedecer y cumplir con lo que se le pidió (ordenó) que hiciera. A esto yo no le llamo comunicación, yo le podría llamar cualquier otra cosa, como manipulación, control, esclavitud, abuso, explotación, etc., pero no comunicación.

Cuando las partes que integran el círculo de la comunicación pertenecen a diferentes niveles o estratos, se requiere ponerse al nivel (en el lugar) del «más bajo» de las partes que participan en la comunicación,  para que el mensaje sea totalmente comprendido y se pueda llegar a un acuerdo mutuo (común). Muchas veces se tiende a asumir que el receptor comprende el mensaje, aunque esto no suceda, ya que una persona que se siente en un nivel más bajo o programada para obedecer Autoridades tiende a ser tímida o sumisa y casi nunca expresa lo que piensa o siente.

Estos son los Niveles de Autoridad o Subordinación que predominan en nuestra sociedad y donde la comunicación no esta siendo efectiva:

Hombres  — > Mujeres

Como sabemos, vivimos en una sociedad creada y dirigida por hombres. Casi por naturaleza se entiende que el hombre es el que manda en cualquier relación entre hombres y mujeres. La mujer, por el simple hecho de ser mujer «debe» aceptar ser subordinada y obedecer al hombre. Y por supuesto, hay algunas mujeres que hasta se creen que les gusta la idea de que las manden (mantengan) y de que no requieran tomar decisiones importantes dentro de la familia.

Padres  — > Hijos

La mayoría de los padres de familia asumen que son ellos casi los «dueños» de los hijos por lo tanto los hijos deben de obedecer en todo lo que ellos digan y ordenen, sin siquiera tener derecho a poner en tela de juicio lo que dicen los padres. Existe tanta Autoridad en los padres de familia que desafortunadamente el abuso físico, emocional y sexual de los hijos es visto como «normal» en las familias, donde nadie se quiere meter, ni siquiera los derechos humanos.

Adulto — > Niño

De la misma manera como se da en padres e hijos, nos enseñan a obedecer ciegamente a los adultos, porque ellos «son los que saben», dando permiso al abuso sin siquiera darse cuenta. Asumimos que los niños no pueden ni saben como tomar decisiones.

Maestro  —  > Alumno

Hace unos años los maestros tenían más autoridad que ahora. Aunque seguimos confundiendo la palabra Autoridad con respeto. Lo que se ha perdido es el respeto entre maestros y alumnos, y eso ha dado pie a que la comunicación se pierda y cada quien vaya por su lado.

Líder — > Seguidor

Un líder, en cualquier área -negocios, profesional, religioso, político, educativo…- tiene el poder de manipular a las personas y aprovecharse de ellas. Un claro ejemplo son las personas famosas, los seguidores hacen cualquier cosa con tal de parecerse al ídolo. Aunque esto no es provocado directamente por la persona famosa sino por los medios de comunicación, se ejerce una relación de Autoridad. Y mejor no hablar de los Líderes controladores que solo ven su propio beneficio.

Jefe — > Empleado

Vivimos en una sociedad que nos vende a todas horas ser el mejor, es decir nos enfoca en la competencia. Miles de personas al ejercer un puesto con «poder» (control) se convierten en tiranos y explotadores de los trabajadores, empleados o subordinados. Hay estudios científicos que comprueban que cuando se trata a un empleado al mismo nivel o con dignidad este produce más, y aun así, sigue siendo más fuerte la programación (el deseo) de ser y sentirse superior.

Estoy segura que hay muchas mas relaciones donde se ejerce la Autoridad y la subordinación, donde se ve claramente que se carece de una buena comunicación porque el mensaje se está quedando a medias, sin ser efectivamente comprendido. Miles nos podemos dar cuenta, sin embargo, muy pocos hacemos algo para cambiarlo. Los padres de familia no quieren perder la Autoridad con los hijos porque creen que al perder la autoridad se pierde el respeto, cuando son dos cosas totalmente diferentes, al menos para mí.

Los hombres siguen siendo bombardeados por una sociedad que los obliga a ser «hombres» e inquebrantables, y por lo tanto los responsables de la economía de la familia. Las mujeres seguimos criando a los niños diferentes a la niñas (se nos ha asignado la responsabilidad de criar a los hijos) porque así lo exige la sociedad. Los medios de comunicación siguen idealizando y haciendo famosos a personas que no aportan nada bueno (que nos sirva) a la sociedad, sino que son simplemente maquinas de entretenimiento y dinero, y por supuesto controlando a las masas.

¿Hasta cuando podremos crear una sociedad donde se respete al ser humano por el simple hecho de ser un ser humano? ¿Hasta cuando vamos a seguir promoviendo el deseo de ser y sentirnos superiores a los demás? ¿Hasta cuando dejaremos de tener la necesidad de ser Autoridad para los más desprotegidos? ¿Hasta cuando podremos vernos a los ojos al mismo nivel y tomar en cuenta y respetar lo que piensa y siente nuestro semejante? ¿Hasta cuando lograremos llegar a un acuerdo y sentirnos bien en todas nuestras relaciones? ¿Hasta cuando aprenderemos a comunicarnos realmente de igual a igual?

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

Patricia Anaya es la creadora del programa, membresía y la comunidad de YoSoyAbundancia.me y autora del Libro para niños «Los Tres Poderes, ¡La Magia de Amarse a uno Mismo! (www.LosTresPoderes.com) y «The Three Powers, Magic to Love Yourself! (www.TheThreePowers.com).

Únete a nuestra comunidad en facebook http://www.facebook.com/yosoyabundancia.me

¿Ya recibiste tu regalo? Recibe GRATIS «10 Secretos para Manifestar tu Felicidad y Abundancia Diariamente», Visita hoy mismo http://www.YoSoyAbundancia.me