Hace unos días vi un video en facebook que decía:

«En México existe una tendencia, glorificar y hacer famosa a gente estúpida e irresponsable, mientras que hay gente con valor real que pasa desapercibida…»

El video continuaba mostrando algunos casos de personas que han logrado grandes cosas y que son poco o nada reconocidas.

Este video me llamó la atención porque un día antes había escuchado en la radio un comentario sobre una familia estadounidense multimillonaria y muy popular alrededor del mundo. Siempre se ha dicho que estas «mujeres» no tienen ningún talento sin embargo son seguidas por millones de personas en las redes sociales y en todo lo que hacen. Sus escándalos son el gancho perfecto de todos los noticieros y programas de farandola para llamar la atención de las personas. Bueno, hasta cuando se habla de empresarios y negocios exitosos están incluidas.

El comentario que escuché en la radio respecto a «esa familia» se refería a la gran influencia que estas mujeres tienen en las niñas y adolescentes. Esto lo mostraba un estudio que hablaba de miles (alrededor de 18,000) de niñas y jovencitas de entre 13 y 18 años que se habían hecho cirugías estéticas en Estados Unidos el año pasado buscando parecerse a estas «exitosas», escandalosas e influyentes mujeres.

Como ves, no solo en México existe la tendencia de glorificar y hacer famosa a gente que no tiene ningún talento, o peor aun, se glorifica e idealiza a personas que son una mala influencia para los niños y adolescentes, y hasta para los adultos que se supone saben tomar decisiones. Y digo «mala influencia» porque no le sirve a las personas para tener una mejor vida, sino todo lo contrario, los hace más inseguros y dependientes de su Medio Ambiente.

Los seres humanos estamos programados para obedecer y para seguir a las masas, lo sigo repitiendo, y no para tomar nuestras propias decisiones. Tomamos decisiones sin siquiera darnos cuenta ya que lo hacemos automáticamente siguiendo los programas (creencias, conceptos, ideas, experiencias, hábitos…) que tenemos grabados en el subconsciente. Tenemos una consciencia que esta totalmente dormida, por lo tanto no evaluamos, no analizamos, no pensamos, simplemente ejecutamos. Esto unido a la repetición y bombardeo de conceptos que no nos sirven en nuestro Medio Ambiente y de los Medios de Comunicación se convierte en un caos total, que es el que estamos viviendo actualmente.

Estamos tan automatizados y tan desconectados de nuestro propio ser, el cual ni siquiera sabemos que existe, que tratamos de llenar ese vacío en nuestras vidas a través del consumismo, especialmente siguiendo a personas que nos han hecho creer que son exitosas porque tienen lo que nosotros no tenemos y estamos buscando. Esto es un hábito de los adultos que poco a poco se ha ido heredando a nuestros hijos conforme la tecnología y los medios de comunicación han ido avanzando. Como padres de familia, ya no tenemos ningún control sobre la información que llega a nuestros hijos gracias a la tecnología que cada día avanza más, nos enajena y desconecta de nosotros mismos.

No digo que la tecnología es mala, ya que depende del uso que le demos, sin embargo en este caso no nos esta ayudando mucho, al contrario, nos esta desconectando cada vez mas de nuestro ser y de los que amamos. Lo único que nos queda por hacer es despertar nuestra consciencia y empezar a usarla para evaluar la información con la que somos bombardeados las 24 horas del día, siete días a la semana y empezar a tomar mejores decisiones. Decisiones que nos ayuden a lograr la vida que deseamos y merecemos, y no decisiones que solamente vayan de acuerdo a las masas y al Medio Ambiente que nos rodea.

Nuestros hijos aprenden más de nuestro ejemplo que de lo que les decimos. El prohibirles, criticarlos, regañarlos o castigarlos ya no funciona, es mucho más fuerte el Medio Ambiente en el que se desarrollan que todo lo que nosotros podamos decirles. En cambio un buen ejemplo unido al amor incondicional y la comunicación pueden lograr que nuestros hijos aprendan a ser responsables y tomar las mejores decisiones para ellos, no para nosotros los padres ni para ir de acuerdo a su Medio Ambiente (sociedad).

Empieza hoy mismo a ser responsable con las decisiones que tomas. Despierta y aprende a definir la vida que quieres para ti y tu familia y empieza a tomar esas decisiones que solamente se pueden tomar con una consciencia despierta y activa. No dejes que tu Medio Ambiente te siga controlando y tomando decisiones por ti y para tus hijos. Toda decisión -automatizada o consciente- tiene un resultado (consecuencia). ¿Qué resultados estas obteniendo tu en tu vida y la de tu familia?

Abrazos y bendiciones,

Patricia Anaya

Patricia Anaya es la creadora del programa, membresía y la comunidad de YoSoyAbundancia.me y autora del Libro para niños «Los Tres Poderes, ¡La Magia de Amarse a uno Mismo! (www.LosTresPoderes.com) y «The Three Powers, Magic to Love Yourself! (www.TheThreePowers.com).

Únete a nuestra comunidad en facebook http://www.facebook.com/yosoyabundancia.me

¿Ya recibiste tu regalo? Recibe GRATIS «10 Secretos para Manifestar tu Felicidad y Abundancia Diariamente», Visita hoy mismo http://www.YoSoyAbundancia.me